por

El momento más difícil

En esta fotografía os quiero mostrar el momento más difícil de mi expedición. Me refiero al lugar donde tuve que tomar la decisión de retirarme. Una batalla mental dura y compleja delante del peor escenario para mi propósito. A 5500m de altura, con el petate cargado del material que necesitaba, de toda la exigente preparación física y mental, de la ilusión y del esfuerzo que ya había realizado, la decisión no fue fácil. Pero tuve que apretar los dientes y analizar. Realmente no había otra posibilidad. El descenso en esas condiciones es muy duro. La sensación de fracaso te taladra la mente.

Regresar al campamento base fue una derrota, o así lo sentí yo en ese momento. Tras meditar mucho mis alternativas, decidí subir de nuevo. Y ese desprendimiento brutal en mi camino, en el mismo punto, me hizo volver a parar y dar por terminada mi aventura.

A día de hoy, pienso que mi abandono es fruto de una primera toma de contacto entre la Torre y yo. Ella sabe que volveremos a encontrarnos.